Historia

En 1950, en la ciudad de Aserrí, un ebanista llamado Arsenio Badilla Corrales, inicia su trabajo construyendo muebles de cocina en una época en la que se era pionero en este campo. Por ese tiempo, en una Costa Rica que iniciaba su desarrollo comercial, este señor decidió empezar a hacer ambientes elegantes y cómodos para las cocinas, que anteriormente eran la parte escondida de la casa. Empieza a sustituir los conocidos molenderos, por gabinetes cómodos, higiénicos y elegantes.

Quién no recuerda aquellos muebles enchapados, en Formica con grandes flores que poco a poco han ido evolucionando hasta convertirse en los modernos sistemas de amoblamiento para cocinas que fueron saliendo del anonimato para ser hoy la parte más importante y elegante en nuestra casa pues es donde se reune toda la familia y los amigos o amigas que día a día comparten un buen café cuando nos visitan.

Este pionero, instala su primera fábrica en Aserrí, bella y folclórica ciudad costarricense, tierra de tradición y encanto y con ello inicia fuentes de trabajo para muchos jóvenes que se esmeraron aún al principio, por la calidad de nuestros productos y aprender el oficio que Don Arsenio, como se le conoce en la zona, les enseñaba día a día. Don Arsenio hoy está retirado, pero el legado , la experiencia, la calidad y elegancia que él fundó en los muebles de cocina, se mantienen y han sido mejorados con la segunda generación que ha tomado la dirección de esta gran empresa 100 por ciento costarricense.

Comments are closed.